Una carta para Mamá

Mamá

Cuatro letras que encierran tantas cosas, fue la primera palabra que pronuncie y tal vez no sea la única persona de haber pronunciado.

Fuiste una persona tan sabia, con tu mirada me llenabas los ojos de amor, con tus caricias me hacías la persona más importante de la tierra, tus abrazos eran tan acogedores que me hacías sentir la persona más segura y tus consejos Madre querida hasta hoy lo pongo en práctica y hacen de mi un ser lleno de virtudes.

Todo lo que soy te lo debo a ti y a Papa quién hace 28 años se fue de mi lado no pudiendo entender ni comprender su ida me llenaba la cabeza de mil preguntas y gracias a que un día me fui a un Cursillo de Cristiandad comprendí su ida , Mama siempre te decía que si te ibas de mi lado yo me iría detrás de ti porque me iba ser imposible seguir viviendo y tu siempre te sonrías y me palmoteabas  mi hombro; hoy entiendo tantas cosas Mamita y le doy gracias a Papa Dios y a Mama María, que te tuve conmigo por 47 años y de haberme regalado una Madre como vos.

Tuve la dicha de decirte todos los días porque siempre estuvimos juntas ¡Buen día Mama! De compartir juntas el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena; de ocupar un lugar en la mesa frente tuyo siempre, de abrazarte con tanta ternura y decirte te quiero Mama y de lo orgullosa que me sentía de tenerte a ti como Madre, esa es mi fortaleza, mi tranquilidad de haber cumplido a cabalidad todos tus deseos y de no haberte alzado jamás la mirada y mucho menos la voz porque para mí fuiste y serás sagrada, y creo que las Madres para todos son lo máximo.

Mama en tu último viaje que fue el 27-12-2009 en la Argentina me trajiste un regalo que lo traías tan cuidadosamente y me dijiste que tuviera cuidado al abrirlo, al hacerlo veo que era UNA ESTRELLA y me pregunte dentro mío ¿una estrella me trajo de regalo? era el 10-01-2010, hoy entiendo que hasta el último momento pensaste en cómo protegerme en esta vida, la Estrella que nunca se apaga y la que iluminara mi camino.

Mama; mil gracias por todo y te cuento que te extraño una barbaridad, te busco en cada rincón de la casa, pero sé que un día estaremos frente a frente y ese día será el mejor día de mi vida, tratare de ser una persona siempre sencilla, humilde, responsable, servicial y que irradie esa paz que te caracterizaba tanto a ti, para así algún día poder compartir contigo y con Papa de vuelta.

No te digo adiós como te dije ese día que iban a cerrar tu ataúd, te digo hasta luego. Nadie sabe cuánto tiempo tengo yo pero sé que me cuidaras con Papa como si estuvieran acá a mi lado. Esta ida tuya fue y es dolorosa, pero lo que me tranquiliza es que estas con Papa y en el mejor lugar. Lo que siento no es fácil de expresar, pero es fácil de sentir esto por alguien como VOS.

TE AMO Y AMARE SIEMPRE MAMA.

Bella Aurora de Frutos

Categorías: Cursillistas, Cursillos de Cristiandad, De Colores | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: