Criticar o dar el ejemplo?

Maberimo

El que critica como norma general, es un amargado ante sus propios fracasos, lo bastante egoísta como para hacer caer la culpa de ellos sobre los demás. Sólo ve los errores en los otros y no acepta en sí mismo la menor falta, ni mucho menos que se la señalen.

Exige constantemente ejemplos de los demás, pero no considera que él mismo tenga que ofrecerlos; esta clase de crítico se cree el “ejemplo perfecto” en todos los campos.

Cuídense en los Grupos Nidos, Comunidades, Sindicatos, Grupos Ambientales, Escuelas de Dirigentes, etc., de los que exigen ejemplos pero no los dan: son los mismos que jamás usan lo que venden ni aplican lo que enseñan; en otras palabras, son engañadores.

Cuídese de estos críticos permanentes porque no son buenos para obras de largo alcance, no son buenos para construir el futuro; sólo valen para socavar lo que otros hacen. Deberían cuidarse más bien de dar buenos ejemplos y no preocuparse tanto por los que ofrecen y aportan los demás.

El propio Jesús lo dice: “De la abundancia del corazón habla la boca”. Es decir, que no son los ojos, es más bien el corazón, lo que a Cristo le interesa y lo que Cristo nos pide que cambiemos. Es hora de vaciar nuestro corazón de cachivaches y hacer espacio para la Gracia.

Si nuestro corazón reboza de alegría, será alegría lo que transmitimos. Si reboza amargura y desconfianza, esto será lo que comuniquemos a los demás. Si nuestro corazón está lleno de envidias y de odios, pronto o tarde el menor pinchazo o contradicción hará que nuestras acciones reflejen frutos destructivos en la revancha, en la crítica, en la indiferencia, hacia otras personas.

Generalmente el que critica es un ingrato, pues se caracteriza por devolver mal por bien, pero gracias a Dios la ingratitud nos hace ver la verdad de la gente con quien compartimos y nos demuestra la calidad humana y la pobreza del alma de cada persona.

Esforcémonos por no caer en este terrible error de criticar, más bien, oremos por aquellos que lo hacen sin considerar el daño que causan al ser CRITICONES.

DE COLORES

Categorías: Cursillistas, Cursillos de Cristiandad, De Colores | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: